RESEÑA: EGREGOR Pachakuti (Álbum 2020)

Egregor es una banda proveniente de Arica (Chile). Está compuesta por Magdalena Opazo (Voz), Richard Iturra (Guitarra), Giancarlo Nattino (Guitarra / Voz), Alejandro Heredia (Bajo), y Rodrigo Cerpa (Bateria).

EGREGOR, más allá de música, engloba una visión y un pensamiento, por lo mismo desde su nacimiento deciden integrar como definición el eclecticismo, autodefiniendo y adoptando un género propio al que llaman “Metal Ecléctico”.

Las temáticas de su música reflejan la búsqueda y el reencuentro con uno mismo en el camino a la transcendencia del Alma, a la comprensión y sentido de ser. Experiencias y vivencias que se plasman en cálidas melodías y potentes riffs, atmosferas creadas para invitar a sentir.
Egregor es un ser vivo con fuerza, voluntad y consciencia propia. Un Alma colectiva, que bajo la visión de sus creadores involucra todo el que lo escucha, nutre y se deja nutrir.

Desde su disco KARMA en 2015 los fans esperaban ansiosos el regreso de la banda. El tan ansiado regreso ocurrirá este 07 de agosto con la llegada de Pachakuti su nuevo álbum y del cual hablaremos a continuación.

PACHAKUTI (2020)

Pachakuti es un concepto quechua/aymara que significa transformación. Una transformación profunda que involucra el todo y en el que se produce una inversión del orden fundamental de las cosas, causando una renovación del tiempo y espacio. Según los pueblos andinos esta transformación ya ha ocurrido antes, la última vez fue con la llegada de los españoles a Latinoamérica y siguiendo esta cosmovisión estaríamos viviendo actualmente un nuevo Pachakuti que está transformando la sociedad y despertando una nueva conciencia.

Estilo musical

Como ya se ha mencionado, Egregor no tiene un estilo definido, crean su propio estilo musical denominado metal ecléctico, el anterior concepto se usa mucho en el arte que mezcla diferentes líneas en el arte visual y estético. 

Si lo anterior ya es algo de llamar la atención, el contenido del álbum lo es aún más, ya que al tener un concepto y enfoque cultural con toques andinos, Egregor aplica el eclecticismo a su estilo musical combinando varios estilos del metal e incorporando elementos instrumentales originarios de los Andes, principalmente de instrumentos como el Charango (instrumento de cuerda), Quena, Zampoña y Quenacho (Instrumentos de viento), que le dan una identidad sólida al concepto cultural que desarrollan en sus líricas, sin que predominen ni que tomen un protagonismo en la música pero si dejando una huella y esencia única.  

Adicionalmente, incorporan el uso del sintetizador de manera muy discreta que ayuda a impulsar y adornar algunos temas sin irrumpir en la esencia cultural y conceptual que la banda desea transmitir. 

Hablando de una base de metal, podemos encontrar algunos tintes poco perceptibles de doom metal y elementos de metal progresivo, principalmente cuando se dan cambios de ritmo pasando de momentos acústicos a momentos más agresivos y con algunos solos de guitarra, también se percibe por momentos una atmósfera sinfónica, pero al igual que el sintetizador, no quita la esencia.

Podría pensarse que son demasiados instrumentos o elementos, pero el gran mérito de Egregor (digno de reconocer), es que los instrumentos entran cuando deben entrar, aunque sea de forma muy mínima, y no necesariamente deben estar en todos los temas. De acuerdo a lírica y la esencia que contiene cada canción es como se determina cuales instrumentos deben o pueden ser parte del tema. 

Por último, si bien, la voz de Magadalena Opazo es la voz principal, hay un elemento adicional que, aunque no predomine en todas las canciones, tiene una gran importancia en el desarrollo de todo el álbum, y hablo de la voz del guitarrista Giancarlo Nattino. 

Giancarlo Nattino, al igual que los instrumentos, no es necesario que entre en demasía o que forzosamente deba estar en todos los temas, entra en los momentos exactos y deja plasmada su esencia conjugada con la parte instrumental, sobre todo en esos cambios agresivos donde su voz es un complemento perfecto y transmite mucho vigor y esencia de lucha al oyente. 

Sin duda, hablar del estilo musical de Egregor es adentrarse a un sinfín de elementos y sonidos innovadores, únicos y llenos de esencia conjugados de manera perfecta que pocas bandas se atreven a realizar y experimentar.

Lírica y Canciones 

Bajo el concepto “Pachakuti”, comienza el álbum con un single homónimo lleno de fuerza y potencia que nos lleva hacia la historia de los pueblos andinos, a encontrarnos con sus dioses y con su sabiduría, lo que nos permite recrear en nuestra mente por medio de las melodías un paisaje místico en el que podemos representar el Pachakuti y relacionarlo con lo que estamos viviendo por estos días.

Para comprender el origen, primero debes entenderte a ti mismo, y precisamente de eso trata la siguiente canción; El principio único significa origen. Todos buscamos respuestas sobre el origen, pero ¿Necesitamos esas respuestas? ¿Estamos buscando donde debemos? Una canción que habla sobre el despertar y el conocimiento de nuestra propia mente.

Continuamos con Indolente, esta canción fue uno de los primeros singles que la audiencia pudo escuchar de forma inédita en algunas presentaciones de la banda. Evoca en mi la indiferencia que muchas personas hoy demuestran frente a diversas situaciones y a su vez la esperanza de que en algún momento retornen a sentir compasión.

Al escuchar el siguiente tema Grito Insurgente, es imposible no recordar el despertar del pueblo levantado en protesta y reclamando lo que les pertenece. Todas las emociones que esa situación conlleva nos las entrega esta canción desde la rabia, la necesidad de gritar el dolor y la unidad que ese sentimiento genera entre los participantes. Una comunión que hace perder el miedo e impulsa a seguir adelante, pero sobre todo a ser auténticos y no dormirnos otra vez. Es una canción potente y llena de fuerza, en este punto el álbum no ha disminuido las revoluciones y sigue elevando el espíritu constantemente canción tras canción. 

A través del interludio Origen somos dirigidos a otro espacio, se siente como un nacimiento, un cambio de estado; de la rabia y la lucha nos movemos hacia la introspección guiados por la melodía y la voz de Magdalena de fondo, disminuyendo sutilmente las emociones evocadas con anterioridad, pero sin perder la potencia.

Llegamos a Animal que nos relata la desconexión que hoy existe. El ser humano lleno de su complejo de superioridad se ha desconectado de lo importante, y ha abandonado la tierra, la naturaleza y sobre todo ha hecho de los animales un bien de consumo, del que se usa y abusa sin comprender el dolor ni sentir compasión alguna por ellos. 

El siguiente track es Portadores nos acerca a las raíces terrenales, está marcada por algunas vibras andinas, se siente como un ritual y casi como un mantra de conexión, poder y entrega a eso que hemos perdido. Una conexión real y natural, necesaria para sanar, olvidar y obtener una nueva verdad, una nueva forma de ver la vida.

La fuerza andina estalla en Con la fuerza del Sol. Rememora al sol como un guía colectivo y hace referencia al Carnaval Andino que se realiza en Arica cada año, una fiesta multicultural que termina por nivelar nuestras emociones y prepararnos para el final del álbum.

Finalizamos el disco con Somos Uno, una canción que se siente más íntima y personal. Retrata la búsqueda colectiva y la pertenencia a ese algo que sabes que está ahí, aunque no puedes verlo. Esos fragmentos que en algún momento brillaran al estar unidos. Una fuente a la que regresar, aunque nos encontremos absolutamente perdidos.

Pachakuti para mi representa un recorrido emocional del despertar; En el inicio todo es caos y las emociones afloran; la tristeza, la rabia, la impotencia y con ellas las ganas de luchar. Tras los inicios de este despertar, comienza la búsqueda, el autoconocimiento la introspección, el regreso a la raíz y la fuente. Siento como si el álbum fuera un guía en un proceso de sanación por medio de la melodía y moviera tus emociones como si de un ritual se tratase. 

Egregor tiene una esencia única no hay posibilidad alguna de encasillarlo o compararla con otra banda, es innecesario. Han creado su propio camino y han destacado ampliamente. Magdalena posee una voz única y su esencia trasciende a través de la música y te abraza. 

El tiempo de espera valió la pena, totalmente. La banda nos ha entregado un álbum sublime de principio a fin.

Si quieres ser parte de esta fuente te invito a escucharlos. No te arrepentirás.

NOTA: 10/10

Reseña por Gisselle Valenzuela

Creditos: 
Álbum grabado, mezclado y masterizado por Richard Iturra en Estudio Ripo, Arica.

Toda la música por Egregor.
Letras por Magdalena Opazo
Producido por Egregor y Andres Godoy


Magdalena Opazo: Voz y sintetizador
Giancarlo Nattino: Voz y guitarra
Richard Iturra: Guitarra y sintetizador
Alejandro Heredia: Bajo
Rodrigo Cerpa: Bateria
Martin Romero: Charango, quena, zampoñas, quenacho.

Publicado por Dark Metal Divas

Promoción y difusión de metal hecho por mujeres, portal web de apoyo a toda banda de metal y rock con uno o varios miembros femeninos :) Bienvenido. ♥

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: